10 señales de que mi hij@ puede tener un trastorno de aprendizaje

A veces nos podemos encontrar que nuestro hijo o  hija, tenga una dificultad constante en realizar cálculos matemáticos, le cueste resolver problemas que no entiende cómo debe plantearlos o resolverlos, le cuesta leer, escribir, confunde ciertas letras ya sea por su sonido o su forma de escribirlo, no tiene habilidad no verbal, …

Cuando observamos esto, podemos pensar en qué quizás le ocurre algo ya que no es sólo desinterés en los estudios o desmotivación, si  no que parece que hay algo más allá…

Pero… ¿qué es un trastorno del aprendizaje? Es la dificultad que poseemos en cómo procesamos la información ya que impide que aprendamos de forma eficaz. Podemos observar que su edad, inteligencia y rendimiento académico no van acordes a lo que debería adquirir para su edad cronológica.



¿qué 10 señales podemos observar para saber si es un posible trastorno de aprendizaje?:
  • Dificultad en comprender instrucciones y saber cómo gestionarlas y llevarlas a cabo.
  • Dificultad en la concentración y atención en tareas sobre todo que requiera un nuevo aprendizaje lo que conlleva a pérdida de material, olvido de agenda y en su consecuencia: olvido de deberes, fechas de exámenes, fechas de entrega de trabajos, …
  • Dificultad en habilidades de lectura, ortografía, matemáticas, …
  • Se ve afectada la coordinación y la psicomotricidad fina (ejemplo: cómo coger un lápiz para escribir)
  • Al no sentirse bien y ver que consiguen hacerlo correctamente, se frustran en tareas que conlleve escribir, leer, calcular, etc y empiezan a desmotivarse
  • Bajo rendimiento académico
  • Desmotivación, frustración y/o no querer ir al colegio
  • Importantes rabietas
  • Baja autoestima
  • Ansiedad y/o depresión


Pero… ¿y ahora qué hacemos?

Lo más recomendable es buscar ayuda de un profesional que pueda evaluar esta situación para saber si de verdad es un trastorno del aprendizaje o no. La intervención temprana determinará la mejoría de nuestro hijo o hija ya que cuanto antes actuemos, mejor pronóstico, ya que los conceptos que tengan que aprender en el colegio y les cueste, determinará la dificultad que puedan tener en niveles académicos superiores. A veces dan la “voz de alarma” los profesores, pediatras o similares y solicitan una evaluación psicopedagógica, además de una evaluación de audición o visión para poder descartar otro tipo de patología orgánica. Por tanto, tendrá que evaluarle un pediatra, el equipo de orientación del colegio si existe una petición por su parte y el psicólogo o psicóloga que realice la evaluación psicopedagógica.

Una vez realizada la evaluación por parte del psicólogo o psicóloga y/o del colegio y si efectivamente confirmamos que hay algún tipo de trastorno, se llevará a cabo una adaptación curricular en el colegio y se deberán abordar las dificultades en terapia psicológica. La intervención por parte del colegio, familia y psicólogo es lo más efectivo para la mejoría del niño o niña. A veces también deben tomar medicación dependiendo de la naturaleza de la dificultad, lo cual ayuda a su mejoría y es posible que otro de los profesionales que tenga que les tenga que evaluar sea el neurólogo. La importancia de trabajar en terapia psicológica esto, no sólo recae en las dificultades de aprendizaje, si no en la frustración y desmotivación que puede mostrar el niño o niña dado que no consigue los resultados académicos que espera o también se ve reflejado en situaciones cotidianas fuera del ámbito escolar.


A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close